Menu

Una de las cosas más difíciles de hacer es separar tu trabajo de tu casa. Adoptamos costumbres que impactan negativamente nuestro espacio dedicado al descanso y a la convivencia familiar. Por eso aquí te recordamos 4 formas sencillas para desconectarte y descansar en casa.

  1. Lánzate a la sala o acuéstate en el sofá a solo respirar 

Quizá ya lo has leído en alguna parte, que el buen descanso puede lograrse cuando aprendes a respirar bien, y es cierto. Así que al llegar a casa, descálzate, siéntate en el sofá y si puedes acostarte, mucho mejor. Eleva tus piernas en alto, pon la mano derecha sobre tu pecho e identifica poco a poco tu respiración, siente cómo se inflan tus pulmones y después deja ir el aire por la boca. Lo que logras con este ejercicio es adaptar tu respiración, normalizando los latidos, además ayudas a descansar tus piernas y a que la sangre fluya de modo más adecuado; mejorando tu circulación y aumentando tu relajación.

2. Toma un té relajante.

Si estás acostumbrada a beber café en la oficina, intenta bajar tu dosis de cafeína después de la comida, incluso no beberlo hacia el final de la semana. Esto ayudará a regular tu energía al llegar a casa y no generarte más adrenalina de la que necesitas. Vuelve a tu hogar y prepara tu té favorito, de preferencia una infusión relajante, puedes mezclar jengibre, menta y manzanilla. Tómate tu tiempo para beberlo y olvidarte de los pendientes que dejaste atrás, ¡mañana será un nuevo día.

3. Desconéctate de las redes sociales.

Sí, sabemos que es una de las cosas más difíciles de hacer en la actualidad, de hecho, llegaste aquí porque estás viendo una pantalla. Sin embargo, puedes regalarte al menos una hora o dos para desconectarte del teléfono o la computadora. Es necesario para el descanso de tus ojos y de tus manos. No pasará nada si no actualizas tu feed o dejas pendiente ese mensaje en el WhatsApp, siempre hay tiempo para todo y tu mente necesita un descanso de esa agitación de palabras e imágenes. Practica este ejercicio por lo menos una vez al día. 

4. Dedícale tiempo a tus plantas.

La naturaleza siempre será nuestra aliada cuando se trate de relajación y paz. Por eso, dedicarle una media hora a nuestras plantas será vital para proporcionarnos un momento tranquilo. Cuando llegues a casa, prepárate un té y ponte cómoda, después riega tus plantas, mímalas y revisa que tengan suficiente abono. Estarás consintiéndolas a ellas, al mismo tiempo que a ti. Si no tienes plantas, puedes intercambiar este ejercicio saliendo al parque a observar los árboles, escenario que tendrás disponible en Green City, por las 800 hectáreas de bosques y áreas verdes que tiene el proyecto, en las que podrás conectar con la naturaleza cada vez que lo desees.

Últimos artículos

Contáctanos

Déjanos tus datos y un asesor se pondrá en contacto contigo.