Hablemos
Menu

 

Cada vez es más común escuchar hablar de los productos orgánicos, pero la pregunta es, ¿en realidad estos productos son una mejor opción?

 

Primero que nada, ¿qué es un alimento orgánico? Cualquier alimento denominado así  ha sido cultivado sin pesticidas tóxicos, fertilizantes químicos u organismos genéticamente modificados. En el caso de productos de origen animal, como la carne, leche, huevo, significa también que no se usaron antibióticos ni hormonas en su producción.

 

 

Se ha demostrado que los alimentos orgánicos conservan mejor su valor nutricional y tienen mayores concentraciones de antioxidantes. Hoy en Green City te compartimos algunos motivos para que consideres incluir alimentos orgánicos en tu dieta.

 

 

No contienen aditivos. Los productos orgánicos no contienen aditivos sintéticos, son cultivados sin el uso de agroquímicos, respetando los ritmos de la agricultura natural y por ello resultan equilibrados y nutritivos.

 

Sin pesticidas. Diferentes estudios toxicológicos demuestran que en el uso en la agricultura convencional de pesticidas químicos provoca serios problemas en la salud. Los alimentos orgánicos están libres de pesticidas, pues su producción y cultivo es 100% natural.

 

Respeto al medio ambiente. El cultivo biológico colabora en la conservación del medio ambiente y evita la contaminación de la tierra, el agua y el aire.

 

Son más saludables. Los alimentos procedentes de la agricultura ecológica están libres de residuos tóxicos de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos y conservantes. Por ello, son asimilados mucho mejor por el organismo sin alterar sus funciones metabólicas.

 

Alto nivel de calidad. Los alimentos que provienen de agricultura ecológica utilizan un sistema de trazabilidad desde el campo hasta la mesa. Estos productos están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, el etiquetado y demás, asegurando alimentos de primera calidad.

 

La producción orgánica implica un proceso mucho más lento y limitado que el requerido por la producción tradicional, por eso suelen tener precios más elevados. Considera los beneficios que tiene para tu salud y decide si vale la pena invertir un poco más en tu alimentación. Nosotros te lo recomendamos.  

Fuente: Ecosana, Innata

Últimos artículos

Contáctanos

Déjanos tus datos y un asesor se pondrá en contacto contigo.

Hablemos